jueves, 17 de mayo de 2012

Los Zeromen cap I - Guillermo Vidal


─Nadie va a venir a salvarnos o  a devolvernos la tierra con ninguna maquinaria maravillosa. Se terminó, somos refugiados y tenemos que aceptar vivir y morir en esta colonia orbital.
─Girando alrededor de un mundo ajeno que nos odia, sin posibilidades de descender o instalarnos.
─Cuando éramos los conquistadores no hicimos muchos amigos.
─Siendo un superhéroe deberías dar esperanza y luchar.
─¡Qué tiempos!, cuando salvábamos el mundo.
─No hicimos un buen trabajo y  aquí estamos, apiñados en contenedores orbitales que se usaban para depósitos.
─No fuimos nosotros los que causamos la destrucción pero tampoco pudimos evitarla.
—No me extraña que los sobrevivientes tengan más adhesión por los extremistas.
─La lid T.T (terroristas terrestres) no necesita pretextos, buscan el caos no la libertad.
—Aun así es lo único que nos queda de resistencia.
—Pero si continúan la lucha van a mandarnos lejos, pasando la tercera luna y todo se volverá más difícil.
—Poco podemos hacer, estamos fuera de la ley.
—La tecnología de ellos resultó muy superior a nuestros superpoderes, fue algo inesperado.
—No solo vivíamos en la tierra, estábamos encerrados en una burbuja. De prestar más atención no hubiéramos terminado en guerra con los mundos de la alianza alien.
—Si los superhéroes hubiéramos luchado en bloque otro hubiera sido el resultado.
—No sé, no les fue muy bien a los que apoyaron la opción bélica.
—Superman era imprescindible para sacar alguna ventaja.
—Cuentan que se esconde en alguno de los suburbios del cinturón, en un asteroide con una barriada de muy mala fama y  que tiene una fuerte depresión por la derrota sufrida o tal vez sea la culpa que lo atormenta por no unirse a tiempo.
—La única vez que quiso meterse recibió una paliza. Fue duro descubrir que la kriptonita no era su única debilidad.
—Y es la segunda vez que le toca perder su planeta, entiendo que este deprimido.
—Batman consiguió la residencia uniéndose a una nativa Shorkas.
—Sabía, como cuarto concubino sin derecho alguno, eso es caer bajo.
—¿Acaso en las minas de fuego estaba mejor?
Jordán ( ex linterna verde) miró alrededor y vio miradas fugaces observándolos, no tardarían en llamar a los guardias. Tampoco eran queridos entre los refugiados. A pesar de todo el todavía llevaba bajo el overol el antiguo uniforme de linterna verde y el anillo inútil en el dedo anular.
—¿Ninguna señal de energía?
—Los ancianos guardianes del universo  hicieron un tratado de no interferir y dejaron esta zona liberada, ni un solo linterna verde puede incursionar  sin violar el tratado. Seriamos exterminados de inmediato como represaría.
—Deben ser más poderosos de lo que imaginamos para que los guardianes hayan cedido tan rápido.
—Somos pérdidas colaterales, nadie nos mandó a enfrentar los alien más poderosos conocidos en toda la galaxia; lástima que nos enteramos hasta que fue muy tarde .
Hicieron un pesado silencio, la música de fondo daba un falso ambiente bucólico, ambos sabían que corrían peligros de todo tipo. Parecía mejor cambiar de tema.
—¿Que fue de Thor?
—Regreso a su mundo, ¿para qué va a ser un empleado en este universo si puede ser rey en el suyo?. Lo mismo la mujer maravilla, parece que las guerras perdidas quitan las ganas de entregarse a causas nobles.
—Solo en los comics ganábamos todas.
—Iron man está hospitalizado, exceso de sustancias y el capitán América sacándose fotos con los turistas en el hotel intergaláctico, es un payaso con un disfraz.
—Ya lo era. Y a Ulk el campo magnético de este mundo terminó por desestabilizar sus átomos, debe estar en alguna parte  mutando hacia formas cada vez más disfuncionales.
—¿Y tus telarañas siguen rompiéndose?
—Todo el tiempo, algo me hicieron que me dejo inútil y estéril pero cuando desperté estaba así y no me ofrecieron ninguna explicación. “De gracias de estar vivo, le curaron las heridas”” dijo el militar que me dejó en la colonia orbital.
—No te des vuelta, en la mesa del fondo no observan, es Flash, el que más pena me da. Es un soplón de los nativos.
—Que humillante, un superhéroe de informante de los nativos.
—Vaya a saber lo que uno es capaz de hacer para sobrevivir, solo espero no llegar a tanto.
—Mejor terminamos la reunión. ¿Quedamos como siempre para la próxima?
—Sí, aunque es un riesgo pero al menos conservar algo de los que fuimos me da un poco de aliento.
Cuando quisieron pagar el barman les dijo que invitaba la casa, a Jordán le pareció conocido pero Peter Parker (ex hombre araña) no tenía la menor idea de quién podía ser, tal vez fuera un superhéroe que ni ellos recordaban.

No hay comentarios:

Publicar un comentario